X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

Nostálgia de un pupitre

 

pupitre

Siento nostalgia por un pupitre.

Quizás no por “un”, sino por “él” pupitre, aquel que me asignaron con diez años aún no cumplidos en la clase de primero de bachiller.

Era de madera, lo que no es una obviedad, el aglomerado, chapado, contrachapado, DM, tablex, melaminado y otros no son madera, son subproductos y mezclas de colas, plásticos y serrín.

La madera es porosa, se deja pintar, rascar, cortar,incluso astillar y sigue siendo la misma.

Supongo que si mi pupitre tenía algún tipo de barniz, este hacia tiempo que había desaparecido. Tenia su superficie ennegrecida, pintarrajeada y rascada mil veces, en ella, escribíamos y dejábamos mensajes.

“Como te llamas”.

-Escribíamos aprovechando un trozo mas blanco. En aquellos tiempos los niños estábamos separados de las niñas, pero compartíamos la misma clase, ellas por la mañana, nosotros por la tarde.

Y al dia siguiente encontrabas la respuesta:

– Me llamo Ignacia.

Mis hijos ya encontraron pupitres de hierro y sobre de melamina, asépticos, de un verde desvaído, si se escribía encima se limpiaba con un paño y un poco de alcohol.

En cambio en nuestros pupitres, para borrar lo escrito se tenia que rascar. Lo hacíamos con un vidrio, compitiendo a veces sobre quién conseguía tenerlo mas limpio. Luego, volvía el proceso de ir ennegreciéndose la superficie y llenándose de nuevos mensajes, garabatos a veces, dibujos otras.

Pienso en nuestra mente, sobre si es de madera o de melamina, si lo que escribimos o nos escriben en ella se puede limpiar fácilmente con un paño y un detergente o se necesitamos de un trozo de vidrio para ir rascando, modificando y recomponiendo.

Creo que a veces hay marcas tan profundas que no se pueden quitar, que son perennes, para bien o para mal. Pero naturalmente, estas marcas no se pueden hacer en superficies lisas e impolutas. Se necesita el poro, la veta, se necesita ¡¡Ay¡¡ el dolor.

Se necesita poder rascar, no queremos disolventes ni paños húmedos. Somos seres complejos, con grietas y surcos. Y es importante ir rascando, esfuerzo inútil sin duda, pero necesario, al fin y al cabo no siempre es el resultado lo mas importante en nuestras acciones.

16 Setembre 2016 Posted by | Recuedos de niñez, Sociedad | | Deixa un comentari

Persona i personatge

jsuticia

 

Diuen, i deu ser cert que el noranta i molt per cent de les persones que entren a la presó diuen que son innocents. Crec que el pas dels dies deu fer canviar el discurs i acceptar que si hi son es per alguna cosa.

En tot cas, em dol pensar en una persona que després de quatre o cinc anys de judici, mesos de al·legacions i peticions de indult, tengui, un dia, que agafar la bossa i demanar a algú que l’acompany al centre penitenciari per passar-hi una temporadeta.

Que durs deuen ser els dies previs.

Quantes preguntes. Que faig amb el mòbil?. A qui dono la contrasenya del meu ordinador?. Qui contestarà al meu correu? Quina roba poso a la bossa?

Especialment dur deu ser l’ultim dia. L’ultim sopar amb la família, la ultima nit amb la meva dona….

Crec que en tot aquest preàmbul ja hi ha una part important de la condemna.

La segona part deu ser adaptar-se al regim penitenciari, supòs que hi deu haver classes i estaments dins el recinte, però tots tenen una cosa en comú, son presoners.

Un antic company d’estudis que va ser agafat fugint de una de les moltes manifestacions al carrer contra la dictadura, (aquell dia jo anava amb ell i vaig córrer mes), em deia explicant les seves impressions que el van posar amb els «polítics», no amb els «comuns». Ho deia amb orgull, com dient que no era un lladre ni un assassí.

En un centre penitenciari d’avui en dia deu passar el mateix, però deu ser un trist consol del condemnat, una trista victòria que no el deu salvar de conviure amb lladres i gent de mala vida.

I es que la gent de «bona vida», també entra a la presó, per que els delictes son el que son i a les persones els jutgen per el que han fet i no per el que son o deixen de ser.

Persona i personatge. La persona que se es, família, amics, feina, estatus, i el personatge que t’ha duit a la presó, son part de un mateix esser viu, i conviuen tota la vida.

Tant de bo, aquest personatge malvat, sigui vençut per la persona. Jo tenc molts dubtes que la presó sigui un bon lloc per regenerar conductes, però a vegades, la tossudesa i la protèrvia de les persones els porta a aquestes situacions no desitjades.

Sempre hi ha un llampec de esperança de que l’estada a la presó sigui el mes suau possible i faci recapacitar al condemnat i esmeni les seves conductes. Demanar perdó a les víctimes de la seva dèria en seria un bon principi.

 

2 Setembre 2016 Posted by | Sociedad | Deixa un comentari

Persona i personatge

jsuticia

 

 

 

 

 

Diuen, i deu ser cert que el noranta i molt per cent de les persones que entren a la presó diuen que son innocents. Crec que el pas dels dies deu fer canviar el discurs i acceptar que si hi son es per alguna cosa.

En tot cas, em dol pensar en una persona que després de quatre o cinc anys de judici, mesos de al·legacions i peticions de indult, tengui, un dia, que agafar la bossa i demanar a algú que l’acompany al centre penitenciari per passar-hi una temporadeta.

Que durs deuen ser els dies previs.

Quantes preguntes. Que faig amb el mòbil?. A qui dono la contrasenya del meu ordinador?. Qui contestarà al meu correu? Quina roba poso a la bossa?

Especialment dur deu ser l’ultim dia. L’ultim sopar amb la família, la ultima nit amb la meva dona….

Crec que en tot aquest preàmbul ja hi ha una part important de la condemna.

La segona part deu ser adaptar-se al regim penitenciari, supòs que hi deu haver classes i estaments dins el recinte, però tots tenen una cosa en comú, son presoners.

Un antic company d’estudis que va ser agafat fugint de una de les moltes manifestacions al carrer contra la dictadura, (aquell dia jo anava amb ell i vaig córrer mes), em deia explicant les seves impressions que el van posar amb els «polítics», no amb els «comuns». Ho deia amb orgull, com dient que no era un lladre ni un assassí.

En un centre penitenciari d’avui en dia deu passar el mateix, però deu ser un trist consol del condemnat, una trista victòria que no el deu salvar de conviure amb lladres i gent de mala vida.

I es que la gent de «bona vida», també entra a la presó, per que els delictes son el que son i a les persones els jutgen per el que han fet i no per el que son o deixen de ser.

Persona i personatge. La persona que se es, família, amics, feina, estatus, i el personatge que t’ha duit a la presó, son part de un mateix esser viu, i conviuen tota la vida.

Tant de bo, aquest personatge malvat, sigui vençut per la persona. Jo tenc molts dubtes que la presó sigui un bon lloc per regenerar conductes, però a vegades, la tossudesa i la protèrvia de les persones els porta a aquestes situacions no desitjades.

Sempre hi ha un llampec de esperança de que l’estada a la presó sigui el mes suau possible i faci recapacitar al condemnat i esmeni les seves conductes. Demanar perdó a les víctimes de la seva dèria en seria un bon principi.

2 Setembre 2016 Posted by | Sociedad | Deixa un comentari

Llora, por favor, llora.

 

Omran

Niño Omran, despierta, por favor, rompe en llanto, grita, protesta, insultarnos, pero por favor, no nos sigas torturando el alma con tu silencio.

Tu imagen nos corroe y nos rompe por dentro.  Es evidente que no entiendes, que no puedes comprender lo que està pasando, y tu mirada perdida nos acusa y nos reprende.

Nosotros tampoco entendemos, pero nos hemos acostumbrado.  Es duro pero a la vez fácil ver el dolor ajeno, la tortura lejana, la herida que no duele en el cuerpo.  Y el alma, la tenemos ya demasiado acomodada, protegida por mares de indiferencia para que duela poco.

Por favor, llora y rebélate, llora y patea, grita contra este mundo cruel que posibilita tanto horror.

 

21 Agost 2016 Posted by | Denuncia, Sociedad | Deixa un comentari

Pilar Alonso

13937957_1054002247988403_4199036579629616823_o (1)

Pasaba por allí todos los dias, costa de sa plaça avall. Al principio la miraba cara a cara, girándola a medida que el angulo se reducía. Luego empezó a mirarla de reojo, como huyendo de la reciprocidad. Sentía celos. Celos del escultor, celos de los que la veían.

En realidad estaba enamorado de Pilar Alonso. Cuando pusieron la estatua en la plaza, buscó su historia y sus canciones y quedó atrapado en sus redes.

Por las mañanas, solo despertarse ya ponia la cancion de “Les Caremelles”, y se entrelazaba con sus estrofas.

Per tu, tan sols per tu, xamosa nina,
d’amor ardent el meu cor sent un goig diví!
Que és gran l’estimació que a mi em domina,
ja ho comprendràs quan estaràs
soleta amb mi. Ai, sí!

https://youtu.be/c-SWWo1JE1Y

Por eso, cuando pasaba, el pudor le impedía mirarla de lleno y lo hacía como de pasada, evitando que quedase su imagen grabada en su retina.

Pero la obsesión continuaba, había perdido peso, se sentía débil y además, dormía mal. Ya no ponía su canción por las mañanas. Ya no se acicalaba frente al espejo para que “ella” lo viera limpito y bien peinado. La vida se le amargaba por momentos, languidecía.

Luego, volvía a la realidad, se vestía, desayunaba y se iba al trabajo pasando por delante de su amada.

Empezó a sentir celos el día que vio a un turista atisbar por debajo de las faldas de la cupletista.

Estuvo a punto de ir a por el, a golpearle con el paraguas, a romperle los dientes….

Solo la fugacidad del acto le libró al indigno mirón de la merecida paliza. Pero el mal ya estaba hecho, su querida diosa era objeto de miradas concupiscentes.

¿Cuantos de los cientos de personas que pasaban por su lado lo hacían? La idea lo atormentaba. Pensaba incluso que algunos se atrevería a tocarla, a pasar la mano por sus piernas.

Pero un dia, arriesgando llegar tarde al trabajo, se desvió de su curso y se dirigió hacia ella. Lo hizo con paso decidido, mirada altiva, desafiante incluso. Se paró a su lado, la miró fijamente a la cara, se acercó despacito, y …. atisbó por debajo de su falda.

Continuó su camino contento, renacido diría, liberado de su obsesión, como si se hubiera quitado un enorme peso de encima.

Murmuraba satisfecho: Menos mal que lleva enaguas.

12 Agost 2016 Posted by | Sociedad | Deixa un comentari

El Tonto, la bizca y el niño.

Captura_2016-04-07_17-43-40.png

Honorato, era un hombre honesto, al menos, quería parecerlo, lo que en nuestros tiempos no es poco, pero  a veces se precipitaba.

El bolso  estaba sobre el asiento del metro,  sin nadie que lo custodiara, por lo visto, nadie se había percatado de su soledad inmensa.

Y Honorato, que ya hemos dicho que a veces era un poco impulsivo y poco reflexivo, en vez de ir a sentarse a su lado para hacerle compañía, que era lo que tenia que haber hecho, dijo en voz alta:

-Ostras, un bolso ¡¡¡

Honorato  lo cogió y levantó la vista para ver si alguien lo reclamaba.  Todas las miradas estaban puestas en el.

-Habrá que buscar a su dueño, indicó mientras lo abría para buscar algún documento identificador, pero allí sólo había dinero.   Mucho dinero en billetes de quinientos euros.

-Aqui hay mucha pasta, dijo el tonto con voz  un poca gangosa.  ¡¡Hala¡¡ comentó la bizca sin que nadie supiera donde miraba.

El niño, desde su posición en medio del grupo, no perdía de vista el bolso, como si lo estuviera exortizando.

Hubo mas miradas interesadas al oir hablar de dinero, pero todas disimularon como si la cosa no fuera con ellos, solo aquel niño, el tonto y aquella mujer que estaba de lado, seguian expectantes.

Estaba obligado a decirlo. No pudo evitarlo. Mientras el vagón disminuía progresivamente la velocidad para ir muriendo en el andén, afirmó en voz alta y con seguridad:

¡¡Hay que devolvérsela a su dueño. Aquí hay mucho dinero. ¡¡¡¡

La gente no aplaudió, pero casi, cabecearon con satisfacción y con media sonrisa en la cara. Solo tres, no sonreían, solo miraban y esperaban.

Parado el convoy, dirigió sus pasos en busca del jefe de estación o de alguna autoridad competente para hacer entrega de la cartera.

Tres pares de zapatos le siguieron sin dudarlo un instante.

Ya sabéis que nunca hay un jefe de estación en la estación, y si lo hay está siempre escondido no sea que le molesten, por lo que anduvieron dos veces todo el largo del andén en su búsqueda.

Mientras andaba iba pensando que la comitiva que lo acompañaba no era muy de su agrado, como si hubiera cierta desconfianza en su actitud.

-Lo dejaré en la comisaria que está al lado de donde trabajo,  dijo en voz alta y convincente, mientras se dirigía hacia las escaleras.

No resultó, sus acompañantes seguían a su lado como si el olor del dinero fuera un poderoso imán.  Por lo visto,  ni el tonto era tan tonto, ni el niño inocente, y la bizca…. la bizca no perdía detalle, abarcaba todo el horizonte como un escáner en un ir y venir de ojos.

Y cuando por fin, se supone que gracias a las cámaras de seguridad a las que el tonto del tonto había hecho señales con los brazos, apareció un sujeto afirmando que era el jefe de estación, se le hizo entrega solemne del bolso.

El uniformado lo abrió, sacó los billetes, dudó en si contarlo, pero al ver que no se esperaba otra cosa de él, lo hizo. Siete mil seiscientos euros dieron fe de su existencia.

Acompáñeme, tenemos que levantar acta del objeto extraviado.

Y le acompañó, altivo, presumiendo de su honradez.

Lo hizo solo, el tonto, el niño y la bizca, habían perdido de repente todo su interés.

 

 

 

 

7 Abril 2016 Posted by | Sociedad | Deixa un comentari

Una Hostia.

pendrive-legionario

Un dia, Manuel, vino a declarar un legionario.

Era el año 1975, oficina de Atestados de la Policía Territorial del Sahara .

Había presentado una denuncia contra un comerciante que a su entender le había estafado. Después de comprar un articulo, ya con el en la calle, se había dado cuenta de que estaba fallado. No recuerdo ni que articulo era ni cual era su defecto. El volvió sobre sus pasos para pedir que se lo cambiaran o devolvieran el dinero.

El comerciante se negó aduciendo que ya había traspasado el portal de la tienda, y por lo tanto, no tenia derecho a reclamación.

A los pocos días, y previa citación vino a prestar declaración el denunciado.

Nuestra oficina era pequeña, en un semisótano, en uno de los lados, una hilera de mesas estrechas de fornica con patas de hierro, apenas cabía la máquina de escribir.

Sentado frente a mi, y separados sólo por la mesa, el comerciante me explicó su versión. Confirmó que si no hubiera traspasado el umbral, le hubiera cambiado el articulo, pero al salir, sus derechos como comprador estaban ya finalizados.

Cometió un error, inclinarse demasiado sobre la máquina de escribir intentando ver quizás lo que estaba tecleando.

Se me fue la mano, y le solté un puñetazo en la cara que lo hizo caer de espaldas de la silla. Una hostia de las de libro, retronó en la sala como un chasquido.

Mis compañeros se levantaron en seguida rodeando al moro por si le quedaban ganas de responder. No era necesario, a duras penas se levantó del suelo y se volvió a sentar, esta vez con la precaución de separar la silla lo suficiente para no estar de nuevo a tiro. Su mejilla de color gris iba cambiando a un rosaceo subido.

Yo seguía tecleando explicando el caso y redactando las diligencias finales para terminar la declaración, luego se lo dí a firmar. Lo hizo y se fue. Ni una palabra en el tiempo post hostia.

Yo, terminé el expediente, y lo dejé listo para enviar al juzgado.

Algunos comentarios jocosos de mis compañeros, no lo recuerdo bien, yo no me sentía ni bien ni mal, simplemente satisfecho, seguramente sería el único castigo que se llevaría el comerciante, el juez no haría ni caso a la denuncia.

Al día siguiente, vino a verme el Capitán Sandino. Me llamó desde la puerta y salí. Paseando por el patio, me pidió que le explicara lo que había pasado.

Era un buen tipo el capitán, un hombre serio, comedido, de pocas palabras. Le expliqué lo que había pasado mientras el permanecía callado. Cuando terminé, simplemente me dijo:

Ves con cuidado.

-Si mi capitán, a sus ordenes mi capitán.

Nunca mas supe del caso, de lo que pasó entre bambalinas no tengo ni idea, pero Manuel, a veces una buena hostia, creo que es mas curativa que cualquier vendaje.

Y no estoy orgulloso de mi acción, simplemente ocurrió. Tampoco renuncio a ella.

31 Març 2016 Posted by | Sociedad | , | Deixa un comentari

Dolor

20160208_123330.jpg

No debemos añadir dolor al dolor, Manuel, ni tristeza a la tristeza.

Dolor, tristeza, ansiedad, nostalgia, son sentimientos humanos, no podemos huir de ellos, son nuestros, son inherentes al propio ser y circunstancia.

Pasa lo mismo con el amor pero en menor medida porque este ultimo siempre suma y los otros restan.

Pero ¡Ay¡ a veces nos gusta ser redundantes, como si después de caer en el lodo nos gustara sumergirnos en él como si en la recreación del dolor hubiera alivio.

El dolor por la muerte de un ser querido, lacera el alma, es una herida que nunca se cura, pero que la alivia el recuerdo honesto y claro, la dulce melodía que entonasteis juntos.

El sentimiento positivo de la vida nos insta a ir cubriendo el hueco con toneladas y toneladas de hermosos recuerdos.

Baste al dolor su propio mal, que no vuelva una y otra vez, en inútil regreso, a reincidir en su llaga.

Que no quede la herida abierta, solo cubierta puede hacer brotar los recuerdos amables, las vivencias sentidas, los suspiros compartidos, el camino andado.

Duerme en paz, querido Jonc. Duerme el sueño de los justos, de los nobles, de los honestos, de lo que no tienen doblez y miran siempre cara a cara.

Nosotros te seguiremos recordando con el mismo amor que nos dejaste.

30 Març 2016 Posted by | Sociedad | 1 Comentari

Proactividad.

assetjament

 

Quizá seria injusto, Manuel, acusar de negligencia a los dos directores del Centro Insular de Sanidad de Menorca, que durante muchos meses, supieron del acoso de uno de los médicos del centro a una enfermera.

Actuaron de manera timorata, cambiando los despachos, cambiando las funciones, poniendo candados en las puertas, según uno de ellos, advirtiendo al acosador,  pero en ningún momento se sintieron comprometidos con el problema y no buscaron una solución.

Se limitaron a “ser” sin sentirse impelidos a “hacer este poquito mas” que se espera de la honestidad de las personas frente a situaciones en las que hay otras que sufren.

Hoy me he encontrado con una palabra, que de alguna manera define lo que pasó.

Proactividad.

El ministro del Interior Belga, ha reconocido que uno de sus empleados no fue lo suficientemente proactivo en su trabajo en relación a los atentados de Bruselas. Lo ha reconocido y además ha anunciado medidas. Todo un ejemplo.

Entendemos por proactividad la actitud en la que una persona se comporta de modo activo, lo que implica la toma de iniciativas en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras,

El proactivo, elige sobre la circunstancias del contexto, no pasa de tomar decisiones esperando que las circunstancias varíen. Se mueve por valores, reacciona, no es pasivo, trabaja en las cosas en las que puede hacer algo aunque lo más cómodo fuera el no hacer.

Su energía es positiva, y su área de influencia amplio. Antepone sus valores a sus sentimientos.

Hay un evidente riesgo en la toma de decisiones, equivocarse es duro. Pero debería ser igualmente reprobable el error que la pasividad.

La experiencia demuestra en cambio, que los reactivos, los que esquivan decisiones, minimizan hechos, duermen expedientes y pululan entre despachos son los que aparentemente viven mas tranquilos y felices.

Proactividad no es lo mismo que hiperactividad, no tiene nada que ver con actuar deprisa, de forma caótica o movido por los impulsos del momento. No es ser agresivo, ni arrogante, es moverse por el interés en la verdad y en la honestidad.

Los directores antes mencionados, fueron reactivos y no proactivos, prefirieron la comodidad, dos personas sufren las consecuencias, uno con una muy cercana cárcel, otra con unas vivencias y un sufrimiento que se podrían haber evitado.

 

 

26 Març 2016 Posted by | Humanismo y Religion, Sociedad | , , | Deixa un comentari

Cazador cazado.

Cesar Cadaval

El “Moranco” Cesar Cadaval, ha publicado una foto suya en plena faena, con mono de trabajo y un fusil se presenta en las redes sociales con un Leopardo muerto, al parecer recen abatido por el cómico.

Postura de cazador satisfecho, en cuclillas junto a su pieza, apoyándose en el fusil, posando para la posteridad.

Yo identifico a  los cómicos con la vida, con la alegría, con un optimismo frente a las circunstancias, con la honestidad y el buen hacer.  Ahora tendré que cambiar mi opinión, algunos son unos depredadores de tres por cuatro que pagan por matar.

La crueldad de la caza, el turismo del matador que disfruta por matar, no casa de ninguna manera con un humorista, no concuerda, algo falla.

¿Será que ellos quieren defender también su intimidad y su vida privada y  su papel de meros actores que hacen reír y luego en casa en su sino interior son unos cazadores vulgares?

¿Serán los vestigios monárquicos de la era actual en la que los reyes son capaces a la vez de hacerse pasar por gobernantes probos y a la vez, llamar mierda a los que critican a sus amigos?

En esta vida, querido Manolo, no basta con parecer o aparentar, hay también que ser, y por lo que veo, la altura moral de César Sandoval es igual a cero.

 

 

 

22 Març 2016 Posted by | Humanismo y Religion, Sociedad | , | Deixa un comentari